Privatización y desindustrialización durante la transición

A continuación se explica el caso ejemplar del proceso de creación de un partido político, el PSOE, que se financió desde el extranjero para encaminar la transición española por los cauces que les interesaban a sus inversores, disfrazando el expolio de nuestro patrimonio nacional de democracia y progresismo. Después de la transición, se hizo efectivo el proceso de desmantelamiento industrial que permitiría a los financiadores recoger beneficios y apropiarse del mercado. Aquí están listadas la mayoría de las empresas fundadas, nacionalizadas o participadas por el I.N.I. desde que se aprobó la ley fundacional del Instituto Nacional de Industria en 1941. Todas esas empresas públicas se dotaron de una valiosa infraestructura en las décadas de 1950 y 1960 con los impuestos, la sangre, el sudor y las lágrimas de nuestros padres y abuelos. Sectores como la electricidad (Iberdrola), las telecomunicaciones (Telefónica), la distribución de petróleo (Repsol), la explotación de las minas (Hunosa), la metalurgia pesada (Altos Hornos), la producción automovilística (Seat), el transporte ferroviario (Renfe), naval (AESA) y aéreo (Iberia), la producción y distribución de tabaco (Tabacalera Española)... eran monopolios estatales capaces de proporcionar servicios básicos a precios asequibles, y cuyos beneficios revertían en el Estado. Ahora se los llevan los “mercados”, los inversores, los accionistas. A partir de 1984, cuando entramos en la Comunidad Económica Europea, empezamos a malvenderlas, por poco más de 55.000 mill €, según el propio SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales). Sólo en 2011, Telefónica, Endesa, Gas Natural y Repsol ganaron más de 10.000 mill €. Desde que se liberalizó completamente el mercado eléctrico, el precio ha subido más de un 80%.

¿QUÉ FUE EL 18 DE JULIO? – año 1996

A la distancia de sesenta años, la reflexión sobre un acon­tecimiento histórico decisivo como lo fue, sin duda, el 18 de julio de 1.936, es más ecuánime, serena y objetiva. La lógica pasión de aquel momento no puede eludirse, porque impactó, dejando una huella profunda, en quienes, con una u otra edad, y en uno y otro banco, lo vivimos. Pero el tiempo, para los que no olvidamos, perfila los hechos, descubre su origen, los valora y saca las debidas conclusiones.

Nuestra razón de ser

A muchos extrañará que cuando el medio ambiente en que vivimos, transpira confusión y desmayo e invita al egoísmo y a la huida, un grupo de hombres de profesión distinta y procedencia varia, se reúnan para hacer en privado y en público una rotunda afirmación de fe y de esperanza...

Hipócritas

Los que se amedrentan y atemorizan ante las explosiones termonucleares por vía de ensayo y no tuvieron escrúpulos para lanzar la primera bomba atómica sobre los seres indefensos de Hiros­hima. Los que condenaron al fuego hombres y ciudades y en Núremberg se erigieron en jueces de los criminales de guerra....