Teresa

Es un nombre tan bello el de Teresa, que uno no se cansa de repetirlo. Tres sílabas que se encadenan como una consecuencia propicia para el verso, como un estímulo a la contemplación.